Fracasa hacia delante, rápido y mejor

Fracaso_Innovacción

¿Cuál es la fórmula para no fracasar en tu empresa?… Fracasar, hacerlo hacía delante, rápido y mejor. En un primer momento, puede parecer contraproducente, pero si nos detenemos y tratamos de examinar el camino hacia la cumbre del éxito empresarial de algunas eminencias, nos sorprendería ver la cantidad de fracasos que llevan en su mochila.

Thomas Edison tuvo que soportar frases tales como “eres demasiado estúpido para aprender nada” de sus profesores o acumular varios despidos en sus inicios laborales.  Necesitó 1.000 intentos para “dar a luz” a su bombilla, pero como él mismo explicaba no se trataba de 1.000 intentos fallidos, sino de 1.000 pasos hacía su objetivo. Para aprender de tus fracasos o de los de tu equipo, te planteamos estos sencillos pasos:

Fracasa rápido: divide tus acciones en pequeños fragmentos, de esta forma podrás experimentar y tener más posibilidades de éxito.

Fracasa hacia delante: Subraya aquello que estás haciendo mal, pero no cejes en tu empeño y continua hacía delante. Magic Johnson, afamado empresario de éxito y exjugador de baloncesto, no tuvo unos inicios precisamente fáciles. En 1990, aprovechando su fama como jugador de la NBA, lanzo al mercado Magic32, una empresa minorista que vendía artículos deportivos en todo el país. Entre sus productos, Magic incluía chaquetas de cuero  de 1.500 dólares, simplemente porque a él le gustaban y pensó que se venderían como una golosina en la puerta de un colegio entre sus fans. Pero la verdad es que los fans era más forofos de los uniformes y zapatillas, que de chaquetas de lujo y claro… no vendió ninguna.

Cuando Johnson, intentaba cualquier vía de financiación tuvo que escuchar durante tres años frases como, “Magic, eres un jugador de baloncesto fantástico. Me gustaría hacerme una foto a tu lado y mi hijo mataría por un autógrafo. Pero hemos de rechazar tu petición”. Escuchar al cliente, contar con profesionales en su equipo y  muchos otros aprendizajes le sirvieron para reponerse y amasar una fortuna en otros proyectos empresariales. Magic no abandonó a la primera y aunque su partido con el mundo empresarial se vaticinaba como un rotundo fracaso, al más puro estilo pivot de los Lakers, tomó impulso con cada uno de sus fallos y acabó el partido con el marcador de su lado y el bolsillo lleno.

Fracasa mejor: La mejor forma de mejorar nuestro aprendizaje es aumentar nuestra tasa de fracasos. Empresas como Google o Facebook ya aplican este consejo en su día a día. Famoso es ya el 20% que Google dedica a que sus empleados trabajen en sus propios proyectos con total libertad para fracasar.

Espacio para fracasar

Marck Zuckenberg, fundador de Facebook, juega en la misma liga, y esto es lo que opina sobre innovación: “Mucha gente piensa que la innovación es tener una gran idea. Pero, por lo general, supone ser capaz de moverse rápidamente e intentar muchas iniciativas diferentes. En Facebook desarrollamos nuestra empresa sobre estos principios. Solemos celebrar hackathons, eventos en los que nuestro ingenieros están despiertos toda la noche construyendo nuevos conceptos, los que ellos quieran diferentes de aquellos en los que están trabajando actualmente; sencillamente innovando y probando nuevas ideas”.

Hace un mes, en el Think tank de innovación en la gestión, que APD celebra con nosotros, Esteban Farrero, propietario de Branndex Triangle´s, reivindicaba festejar y celebrar los fracasos, y creemos que es una forma muy inteligente de guiar el desarrollo de una empresa. De esta forma, el resto del equipo puede aprender cómo NO hacer las cosas en un ambiente amable e inspirador sin miedo al fracaso.

Fuente: Líder Digital de Erik Qualman y Be-Up

También te podría gustar...