Potenciando nuestras ondas cerebrales

En la década de 1920, el alemán Hans Berger descubrió las ondas cerebrales y su relación con diferentes estados de consciencia. Gracias a su trabajo pionero, ahora sabemos que el cerebro emite diferentes impulsos eléctricos que pueden ser medidos en hertzios mediante un electroencefalograma, y que esta electricidad es producida por distintos tipos de actividades. Veamos las distintas ondas y cómo se generan:

Las ondas Beta son las más comunes en nuestras horas de vigilia, están asociadas a los estados de alerta. Tienen lugar cuando nos mantenemos activos, en el trabajo, viendo una película de acción, cruzando una calle atascada, es decir, actividades que potencian nuestros niveles de estrés.

Las ondas Gamma son las ondas más rápidas del cerebro, provocan una mayor actividad mental y lucidez, son las ondas de la intuición y la creatividad, se dan cuando estamos en momentos de extrema atención y concentración. Estas ondas son especiales, poco habituales en el día a día y no son fáciles de conseguir, requieren partir de estados de tranquilidad. 

Las Alfa son más tranquilas, la frecuencia baja a 8-12 Hz y el estado interno se describe como de lucidez relajada, la atención de nuestro cerebro se desplaza hacia el interior, ya no estamos pendientes de lo que sucede a nuestro alrededor. Es fácil producir este tipo de ondas si cerramos los ojos y nos relajamos.

Las hondas Theta, con una frecuencia de 4 a 7 Hz, se asocian a la somnolencia, aparecen cuando iniciamos el sueño y, a menudo, están acompañadas por imaginería y por sueños. Nos quedan las ondas Delta, que son las del sueño profundo, con una frecuencia de 0 a 4 Hz.

Es importante recordar que el cerebro siempre está produciendo múltiples ondas cerebrales al mismo tiempo en el transcurso del día. Nuestra habilidad para hacer cualquier cosa está íntimamente relacionada con la combinación de las ondas cerebrales que el cerebro está generando en un momento dado.  Podemos decir que la fluidez, ese momento en el que damos lo mejor de nosotros mismos, sucede cuando las ondas cerebrales están perfectamente alineadas con la tarea que estamos realizando. Errores, confusión, estrés, ansiedad, etc., son causadas a menudo por una pésima combinación de ondas cerebrales. El problema viene cuando una onda cerebral comienza a dominar la mayor parte del tiempo, que es exactamente lo que está provocando la vida moderna y civilizada. La cultura del estrés está obligando a nuestro cerebro a permanecer en el patrón de ondas Beta constantemente y esto tiene consecuencias terribles. 

El Dr. David Rock, fundador del Neuroleadership Institute, junto con el Dr. Daniel J. Siegel, basándose en la pirámide de alimentos, diseñaron una dieta mental que ha de contener siete tareas esenciales diferentes todos los días para que nuestro cerebro esté en forma y se generen todo tipo de ondas cerebrales. Aquí van los siete nutrientes:

– Focalizar: tiempo dedicado a enfocarse en las tareas, fijarse y cumplir objetivos. Fomentamos el color rojo cuando trabajamos o nos mantenemos en estados de alerta. Potenciador de ondas beta.

– Jugar: dedicar tiempo a ser creativos, espontáneos, vivir experiencias divertidas y nuevas, reírnos. Potenciador de ondas gamma.

– Conexión: este es el tiempo dedicado a conectar con los demás, disfrutar de una buena conversación, mantener contacto físico. Potencia todo tipo de ondas según el tipo de contacto.

– Ejercicio físico: practicar algún tipo de deporte, caminar, bailar, moverse. Dejar aparcado el coche y moverse en transporte público también resulta actividad de color verde. Potenciador de ondas gamma y beta.

– Introspección: momentos de reflexión, cuando nos dedicamos a mirarnos por dentro, enfocándonos en nuestras sensaciones, pensamientos… Potenciador de ondas alfa, gamma y theta.

– No hacer: tiempo de no hacer nada, relajarse, permitir al cerebro dar vueltas sin un objetivo, tumbarse en el sofá… Potenciador de ondas theta y delta.

– Dormir: sueño de calidad, dar al cerebro el descanso que necesita, para consolidar los aprendizajes del día y recobrar fuerzas. Potenciador de ondas delta.

Mi recomendación es que no hay una receta general para todos, cada cual ha de elaborar su propia agenda arco-iris. Podemos decir que es un menú a medida y a gusto del consumidor, y como en cualquier menú, puede haber numerosas combinaciones.

También te podría gustar...